mundo
5:54 pm - 12 de Febrero de 2018

Violó a joven mientras ella moría por sobredosis y compartió imágenes del tormento

Captura de pantalla de Facebook | Snapchat
Captura de pantalla de Facebook | Snapchat
Por: 
Noticiascaracol.com

En Facebook avisaron a la mamá de la chica, así que el asesino desbloqueó el móvil con el dedo de la fallecida e inventó el cuento de que se había volado de la casa.

Después, campante se echó a dormir y al otro día salió a trabajar como si nada.

El caso advierte sobre los peligros de las redes sociales, pues Brian Roberto Varela conoció a la víctima, Alyssa Mae Noceda, por Snapchat. El crimen tuvo lugar en el condado de Snohomish, en el estado de Washington.

“Ella murió teniendo sexo conmigo”, dijo el hombre a las autoridades al momento del arresto.

Los mismos compañeros de trabajo avisaron a la Policía luego de encontrarse una publicación en redes en la que la madre de la Alyssa hacía la desgarradora denuncia.

Detalles aterradores

La muerte de Alyssa se dio durante una fiesta en una casa rodante en la que vivía Varela y dos amigos.

El reporte toxicológico estableció que el hombre le dio a inhalar a la muchacha potentes analgésicos, para después suministrarle THC líquido. 

Una vez la joven perdió el sentido, el hombre procedió a desnudarla y a enviar fotos a sus amigos.

“Jaja, creo que ella tiene una sobredosis, todavía respira. La estoy destrozando para pasar el tiempo”, escribió el victimario según partes del expediente del caso revelado por los medios locales Komo News y MY Northwest.

De acuerdo con el informe forense, al darse cuenta de que la joven había muerto, Varela intentó eliminar pruebas de su ADN de los genitales del cadáver.

La Policía asegura que Varela se dedicaba, además de su trabajo, a traficar marihuana, ácido, cocaína y píldoras Percocet.

Luego de que se produjo la muerte, Varela les mostró el cuerpo fallecido a los hombres que vivían con él, quienes afirmaron haberla visto con los labios morados y espuma en la boca.

De inmediato, sus compañeros le dijeron que se entregara a la Policía, pero él los echó del cuarto y se puso a dormir.

Plan desquiciado

Al amanecer, el criminal quiso meter el cuerpo de la joven en una caja de plástico, llenarla con cebollas y enterrarla para ocultar su crimen. Su intención, según mensajes a conocidos, era romperle las piernas para que cupiera en el recipiente. En medio de dilaciones, se fue a trabajar doble turno y dejó el cuerpo en la vivienda esperando consumar el ocultamiento después.

Sin embargo, el despliegue en redes sociales del caso le impidió llevar a cabo el plan.

Brian Varela intentó deshacerse de su celular, que escondió en un inhóspito bosque, pero la Policía lo halló y ahora es una prueba más que lo incrimina.

El hombre se encuentra preso en una cárcel de condado a la espera de un juicio que tendrá lugar el 23 de febrero. Su fianza fue fijada en medio millón de dólares.

Por los hechos, afronta tres acusaciones: homicidio involuntario, homicidio con sustancia controlada y violación en segundo grado.

Ver Comentarios

d