Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Por líos con el arriendo, a vendedora ambulante le quitaron las tejas de la casa donde vive

Mientras la señora busca para dónde irse con sus dos hijas, de 7 años y un mes, deben aguantar frío y hasta zancudos.

Mientra esta madre encuentra para dónde irse, debe aguantar frío y hasta zancudos con las pequeñas de 7 años y de un mes. Ocurre en Mosquera, Cundinamarca. Suscríbase [GRATIS] a nuestro canal en YouTube: http://bit.ly/2Jhc3oO. Descargue nuestra aplicación: http://hyperurl.co/appnoticias Síganos en Google: http://bit.ly/2MrIZP3 WhatsApp El Periodista Soy Yo: http://bit.ly/2QD18rw WhatsApp Noticias Caracol Ahora: http://bit.ly/34ed1uQ Síganos en redes sociales: Facebook: https://www.facebook.com/NoticiasCaracol Twitter: https://twitter.com/NoticiasCaracol (@NoticiasCaracol) Instagram: https://www.instagram.com/noticiascaracol/ Nuestros canales en YouTube: Caracol Televisión: http://bit.ly/2CHpld2 Suscribirse Gol Caracol: http://bit.ly/2yAIGcU Suscribirse Shock: http://bit.ly/2CHNKzi Suscribirse Blu Radio: http://bit.ly/2CFF7Fo Suscribirse La Kalle: http://bit.ly/2JkgfEz Suscribirse Caracol Play: http://bit.ly/2SkyjlM Suscribirse El Espectador: http://bit.ly/2D4rkt7 Suscribirse

Una trabajadora informal denuncia que la arrendataria de la vivienda donde ella vive, en Mosquera, Cundinamarca, acudió al lugar con dos hombres para que retiraran un par de tejas. Esto como forma de presionarla para que abandone el predio.

El problema radica en que el arriendo de la casa era pagado en sociedad con otro inquilino, es decir, cada uno cancelaba una parte. Sin embargo, la otra persona se marchó del sitio y la madre de las dos niñas solo puede costear su cuota.

La dueña de la vivienda no aceptó esa parte del pago de arriendo y como represalia ordenó quitar las tejas.

Dice la madre que le angustia la suerte de sus dos pequeñas, una tiene 7 años y la otra apenas un mes de nacida. A la mayor la deja viendo televisión y le asigna la responsabilidad de cuidar a su hermanita.

“Las tengo prácticamente acá adentro descampando. La Policía me dijo que tenía una semana para irme”, contó la joven.

Luego de que le retiraran las tejas, usó plásticos para reemplazarlas, pero el frío y los zancudos hacen de las suyas, sobre todo en la madrugada.

Publicidad

“Eso no se hace”, lamenta esta madre que, cuando su hija mayor le dice que tiene frío, solo le puede decir que se ponga una chaqueta.

Está buscando un nuevo hogar, pero por el hecho de ser informal nadie le arrienda. Espera que la Alcaldía de Mosquera le dé una mano para sortear esta difícil situación.

Antes de la pandemia, trabajaba en un bar del sur de Bogotá como mesera, pero por el cierre de estos establecimientos se quedó sin empleo y ahora debe rebuscarse.

Vea más historias del Ojo de la Noche.

Publicidad

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias

Publicidad

Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política.
ENTENDIDO