Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

“No podemos laborar”: mujeres cabeza de hogar que cuiden a personas con discapacidad tendrían sueldo

A segundo debate en el Congreso pasó el proyecto de ley que busca entregarles un apoyo económico mensual. De ser aprobado, cerca de 4 millones se beneficiarían.

Hace 24 años, Johana Beatriz Rodríguez cuida a su hijo Arlen Mauricio las 24 horas del día. Sin descanso lo ha acompañado en todas las dificultades que a diario tiene que enfrentar por su situación de discapacidad. Un trabajo duro, lleno de amor y lágrimas.

“Tiene un autismo, que se llama asperger, y tiene un problema auditivo, escucha 100 veces más por un oído”, señala.

Ahora, Johana está esperanzada en recibir un auxilio del Gobierno.

"Me parece muy bien el subsidio a la mujer que nos van a dar, porque realmente nosotros no podemos trabajar. Nos pueden decir 'usted puede trabajar dentro de su casa', yo puedo trabajar, sí, pero, cuándo él tenga una crisis convulsiva y tenga que trasbocar sangre, me toca hospitalizarlo inmediatamente”, afirma.

Como Johana, en Colombia hay 12 millones de mujeres cabeza de hogar, de las cuales 4 millones son cuidadoras de personas con discapacidad. Por ende, desde el Congreso de la República se busca ayudarlas mediante el denominado Ingreso Mujer.

Ese apoyo va a ser muy importante para lograr que no caigamos más en la pobreza y que a las mujeres se les pueda dar la oportunidad, con el apoyo del Estado, de poder estudiar”, asegura Dilian Francisca Toro, directora del partido de la U.

Publicidad

“Al proyecto Ingreso Mujer le restan dos debates, uno en la Comisión Tercera del Senado y otro en la plenaria del Senado”, dijo Martha Villalba, representante a la Cámara y autora de la iniciativa.

Mientras es aprobado este proyecto de ley, muchas mujeres, como Johana Rodríguez, seguirán cuidando de sus familiares, sin importar las largas jornadas de trabajo en casa ni la falta de dinero.

“Seguiré hasta donde tenga mis últimos días de vida, así terminé doblada como un roble, pero no me parto, porque mi hijo es lo más principal para mí. Mi hijo es mi ángel”, concluye Johana.

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias