Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

“Si me senté con Timochenko para hacer la paz, cómo no me voy a sentar con Uribe y Duque”: Santos

El expresidente propuso un pacto nacional para sacar adelante la implementación de la paz: “Si me llaman a que contribuya en esa discusión, lo haría de mil amores”.

En entrevista con Noticias Caracol, el premio nobel de Paz Juan Manuel Santos le dijo al presidente Iván Duque que llegó el momento de hacer un acuerdo en beneficio del país.

Noticias Caracol: Juan Manuel Santos tiene un nuevo libro: ‘Un mensaje optimista para un mundo en crisis’. ¿Para quién es este mensaje? ¿Es para colombianos, para la humanidad, para los pesimistas o es para Pedro y que lo entienda Juan?

Juan Manuel Santos: Es un mensaje para el mundo y sobre todo para los colombianos. Un mensaje donde tratamos de mostrar cómo Colombia, hace 30 años estaba en una situación muy difícil y a punto de ser considerado un estado fallido, y como hasta el año pasado nos colocamos como líderes en la región, en muchos indicadores sociales y económicos.

N.C.: ¿Qué tanta responsabilidad asume en esos 30 años?

J.M.S.: En lo que me corresponde, sumo toda la responsabilidad de lo bueno y lo malo. Hace 30 años sucedieron dos hechos muy importantes: la nueva constitución y el cambio de modelo económico, la llamada apertura económica.

N.C.: ¿Por qué no se refleja ese macropaís de los indicadores en el país cotidiano de los colombianos?

Publicidad

J.M.S.: Esta pandemia nos ayudó a ver mucho mejor esas falencias estructurales que tenemos en el desarrollo del país y, ahí hago un recuento de las razones por las que los colombianos salieron a protestar antes de la pandemia. Esas protestas están en el congelador y van a volver con más fuerza porque, lastimosamente, vamos a tener más desempleados, más pobreza, más empresarios quebrados, más descontento y frustración.

N.C.: Muchos dicen que las marchas se dieron porque “hay algo que Santos no arregló”, o que “la paz, Santos la dejó mal hecha”. ¿Qué reflexión hace?

J.M.S.: Es una serie de tres décadas, pero la de oro fue entre el 2010 y 2019. Yo nunca dije que la paz fuera a generar el paraíso de un día para otro, nos falta muchísimo camino por recorrer. Pero lo que no debemos hacer es desconocer el gran progreso que hemos tenido porque, no solo es injusto, sino contraproducente.

N.C.: ¿Por qué no se había decidido a estar al frente del cañón, como pareciera que ha llegado de momento?

J.M.S.: Había prometido que no intervendría en la política cotidiana y que no iba a hacer todo lo que hicieron conmigo, y creo que he cumplido. Pero también dije que, cuando se trata de mi honor o mi legado y de defender la paz, si intervendría.

N.C.: Uno se pregunta si podemos ser optimistas cuando sentimos que estamos retrocediendo a épocas que nos caracterizaban como un país muy atrasado por estarnos matando de esta manera ¿Qué está pasando?

Publicidad

J.M.S.: Yo lo que digo es que el presidente Duque tiene una gran oportunidad de unir al país entorno a la implementación de los acuerdos, ahí está todo. Y en esa unión del país, lo que puede hacer es distensionar esa polarización que hoy existe.

N.C.: Hay un tema fundamental que es la verdad y esta se le ha cuestionado a la FARC frente a la JEP, como cuando niegan que han reclutado niños y niñas, además de la verdad que está a medias en el camino del proceso de las autodefensas.

J.M.S.: Debe ser una verdad honesta y genuina. Las FARC hacen un tremendo error al negar algo que es tan evidente y es su participación en crímenes de lesa humanidad, que están siendo juzgados por la JEP y por eso tenemos que hacer un gran esfuerzo para que todos los que, de alguna forma, participaron en el conflicto digan la verdad. Esa es la forma de cicatrizar las heridas.

N.C.: Usted es protagonista de esa polarización. El mundo se redujo entre el expresidente Uribe o el expresidente Santos. ¿Cómo neutralizar esa llamada polarización que tiene detenido el flujo natural de la política, liderazgos o de los partidos?

J.M.S.: Hay muchos comunes denominadores que nos deberían unir a los colombianos y, para dejar la polarización, hay que dejar de polemizar y más bien dialogar. Para eso se requiere voluntad. Por mi lado, siempre ha estado esa voluntad presente y es el momento para el país, y para el mundo -porque también está muy polarizado-, de entrar al diálogo y no a la polémica.

N.C.: ¿Voluntad del presidente Duque o del expresidente Uribe?, ¿usted se sentaría con ellos dos para iniciar este dialogo?

Publicidad

J.M.S.: Lo he dicho muchas veces: si me senté con ‘Timochenko’ para hacer la paz, cómo no me voy a sentar con el expresidente Uribe o el presidente Duque, es obvio que sí y lo he dicho muchas veces. Estoy más que dispuesto, no es sino que se envié una señal y ahí estaré presente.

N.C.: ¿Cuáles serían los tres primeros puntos?

J.M.S.: El punto uno del acuerdo, que tiene que ver con todo el desarrollo rural, que es donde está concentrada la pobreza y la violencia de este país. Si hacemos un acuerdo sobre eso, que es una deuda que tenemos con los campesinos hace 200 años, sería un avance enorme.

Un acuerdo sobre puntos de reforma política y reforma electoral, y estos ambientarían la posibilidad de acuerdos adicionales, por ejemplo, de una reforma tributaria que se va a necesitar, pero una reforma progresiva.

Finalmente, un acuerdo para que el desarrollo a partir de este momento no sea con base en combustibles fósiles, sino sostenibles.

N.C.: ¿Cómo se plantearía ese puente político?, ¿a través de quién?

Publicidad

J.M.S.: Estoy seguro de que la oposición al gobierno Duque, la que está oficializada en el Congreso, toda participaría en esos acuerdos. Estoy seguro que estaría el Partido liberal, Partido de la U, Cambio Radical y otras fuerzas, que no están representadas en el Congreso, estarían representadas en un acuerdo de este tipo.

No es que yo vaya a liderar nada, pero si me llaman a que contribuya en esa discusión, lo haría de mil amores y lo haría porque quiero a este país entrañablemente y es una oportunidad enorme para fortalecer la consolidación de mi legado, que es la paz, y para resolver problemas al país que la pandemia ha traído y otros que hemos tenido acumulando a través de las décadas.

N.C.: Sobre Donald Trump, ¿cree que volvería a ganar?

J.M.S.: Como están las cosas, no va a ser reelegido y Biden es mucho mejor amigo para Colombia y América Latina, de lo que ha sido Trump.

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias
Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política .
ENTENDIDO