Advertisement

Advertisement

Advertisement

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Advertisement

Una polla de fútbol y otros hechos indignantes: así se cayó en el Congreso la cárcel para corruptos

Por dilaciones, falta de claridad para elegir conciliadores y procedimientos viciados no se aprobó la iniciativa. ¿Triunfo para los ladrones de cuello blanco?
El primer momento clave para el hundimiento del proyecto anticorrupción arrancó a la una de la tarde, con el inicio de la plenaria de la Cámara de Representantes. A esa hora no había conciliador designado por la corporación, mientras que el Senado ya había definido su representante: Germán Varón.
Fue hasta las 3:43 de la tarde, como consta en un correo electrónico, que la mesa directiva de la Cámara notificó a Jairo Cristo que había sido designado como conciliador. El hecho insólito es que, pese a esta notificación, al conciliador del Senado lo hicieron firmar un texto con una persona distinta, con Gabriel Vallejo.
"Yo estuve presente y me senté con quien me dijo que era conciliador, el doctor (Gabriel) Vallejo; firmamos el texto y se suponía que quedaba radicado”, indicó Cristo, conciliador de la Cámara, a lo que Germán Varón agregó que "él estaba haciendo una conciliación con un conciliador que no era”.
Ese texto de conciliación se firmó con el representante Vallejo, del partido Centro Democrático, quien dice estar más confundido que Varón y Cristo: "si a usted la ministra del Interior, la ministra de la política en Colombia (y) los funcionarios del ministerio le informan que usted es el conciliador, pues hombre, yo creo que fue una equivocación en este caso de la ministra que, sin verificar, hace caer en un error”.
Vallejo habla de la ministra Nancy Patricia Gutiérrez, quien dio su versión de lo sucedido: “no se conocía con claridad quién era el conciliador. En un momento determinado algún funcionario se equivocó en esa designación y se fue adelantado el trámite, pero la verdad es que, cuando se llegó a verificar quién era el conciliador, el conciliador que se había anunciado no alcanzaba porque ya se iba a levantar el trámite”.
Todo ocurrió antes del levantamiento de la plenaria, hacia las 5 de la tarde, justo antes de que iniciara el segundo tiempo del partido de la selección Colombia, cuando el quórum empezó a disolverse. Inclusive empezaron a circular hojas con una "polla" en la que participaban funcionarios del Congreso y representantes.
En la transmisión de la plenaria quedó registrado cómo hubo un forcejeo entre el presidente de la Cámara, Alejandro Chacón, y la alta consejera presidencial, Karen Abudinen, aparentemente por un texto. Acto seguido, se suspendió la sesión y el proyecto se hundió.
Ernesto Macías, presidente del Senado, afirma que fue Chacón quien generó la confusión: “el conciliador hizo el informe, el del Senado, pero no hubo quién firmara en la Cámara. Lo más grave es que no se anunció”.
Lo cierto, al margen de las discusiones y la búsqueda de culpables, es que el informe no se radicó, por lo tanto no se anunció y definitivamente se hundió.
El Gobierno aún no se ha pronunciado sobre si presentará esta iniciativa el 20 de julio, cuando inicia una nueva legislatura.

✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo. ✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo.