Advertisement

Advertisement

Advertisement

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Advertisement

Así funcionaba el ‘Invima paralelo’, el cartel que comercializaba medicamentos fraudulentos

Cobraba jugosas coimas a empresarios para tramitarles licencias falsas con el fin de que pudieran vender productos de salud y belleza sin controles sanitarios.
Claudia Lizeth Peñaranda era la mujer que servía de enlace entre varios laboratorios en el país y los doce funcionarios del Invima señalados de crear una institución similar, llamada el “Invima paralelo” por la Fiscalía, para ofrecer las licencias falsas.
Peñaranda pidió pista al ente acusador a cambio de entregar los nombres de 18 mecimientos más, aparte de los 7 ya identificados, que estarían circulando en el mercado ilegalmente. La tramitadora estaría a punto de prender el ventilador en este caso de corrupción.
Asegura que las prácticas corruptas venían desde antes del 2016 como lo advirtió el Invima, que descubrió a la organización luego de que falsificaran la firma del director.
“Claudia está vinculada al Invima en este tipo de trámites y procesos desde el año 2012 y, desde ese año, tiene conocimiento de personas, exfuncionarios y personas naturales que han estado vinculadas con este proceso”, asegura Alita Quintero, abogada defensora.
“En esta matriz de cooperación se van a entregar nombres de personas naturales y jurídicas, los nombres de 18 productos que han obtenido, mediante esta forma fraudulenta y a través de coimas, los correspondientes registros”, añade.
Según Peñaranda, quien se convertirá en testigo clave del caso, al interior de la organización tenía el rol de tramitar las licencias y las exigencias de los funcionarios para expedir los documentos.
“En ocasiones no solamente se solicitaba dinero, sino también otro tipo de dádivas como liposucciones, televisores, obsequios, regalos especiales”, puntualizó, Quintero.
Advierte que, si la Fiscalía aprueba la matriz de colaboración, contará cuáles eran las tarifas y el nombre de la funcionaria del Invima que en el 2012 le hizo la primera exigencia económica a cambio de acceder a un trámite dentro de la entidad.
Más sobre esta noticia:
Funcionarios del “Invima paralelo” vendían medicamentos sin inspecciones científicas Además:
Capturan en Medellín a empresario vinculado a red de corrupción del Invima

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias