salud
1:34 pm - 9 de Noviembre de 2017

Gracias a células madre, ‘niño mariposa’ regeneró el 80% de su piel

El menor, que se encontraba en cuidados paliativos, recibió trasplantes de sus tejidos modificados con un virus para frenar la enfermedad.

El tratamiento fue llevado a cabo en el hospital universitario de Ruhr, en Alemania, y sus resultados publicados en la revista Nature. 

El menor fue ingresado con un cuadro clínico bastante complejo, pues había perdido más del 60% de la capa más externa de su piel.

El paciente sufría de la enfermedad genética epidermólosis ampollosa, conocida popularmente como “Piel de mariposa”. En este caso la mutación causaba que el menor no pudiera producir la proteína laminina 5, por lo que no se podían unir las dos capas externas de la piel.

Para el tratamiento, el hospital contactó al médico Michele de Luca. El galeno es reconocido por demostrar que era posible curar las células con esta afección, por medio de la modificación genética.

El tratamiento consiste en tomar algunas células enfermas del paciente e inocularle un retrovirus con el gen, causante de la enfermedad, corregido. Estás células son cultivadas hasta que se pueda tener la suficiente cantidad de tejido para trasplantar.

Las dudas frente al tratamiento se debían a que las pruebas se habían realizado en un área muy pequeña de la pierna de otro paciente. No se sabía qué podría pasar a una escala mucho mayor. Adicionalmente, se corría el riesgo de que las células modificadas se convirtieran en cancerígenas.

Los padres del menor decidieron correr el riesgo, debido a la alta posibilidad de que muriera.

En un laboratorio de Módena, Italia, fue enviada una de las pocas muestras de piel sin heridas que aún tenía el paciente. Esta fue tratada y cultivada por un mes.

El niño fue cubierto en su 80% de su cuerpo con la nueva piel. La única diferencia entre una epidermis completamente sana y la que recibió es la alta probabilidad de que no tenga glándulas sudoríparas. Así mismo, el vello puede tener un crecimiento irregular.

Actualmente el pequeño lleva una vida completamente normal. “Hoy juega fútbol, y cuando se cae, sus heridas se cierran en dos semanas, como cualquier otra persona” contó Tobias Rothoeft, uno de sus tratantes.

El menor seguirá en controles para estudiar su proceso de regeneración de la piel.

Ver Comentarios

d