medellín
7:00 am - 28 de Noviembre de 2017

La huella fraternal de Chapecoense que fue grabada en el templo del fútbol antioqueño

Cortesía Alcaldía de Medellín
Mural pintado en septiembre en el Atanasio Girardot.
Cortesía Alcaldía de Medellín
Artículo

El arte de ‘Digo’ Cardoso, en ocasiones, fue considerado vandalismo en Brasil pero luego fue valorado, por lo que fue encargado de una ardua tarea.

Debía inmortalizar en un mural la hermandad que nació entre Medellín y Chapecó tras la tragedia del 28 de noviembre de 2016 -29 de noviembre en Brasil por la diferencia de horario- en la que murieron 71 personas.

Desde Brasil, ‘Digo’, cuyo verdadero nombre es Rodrigo Cardoso do Santos, le contó a Noticias Caracol cómo nació la idea de viajar a la ciudad colombiana a pintar un grafiti en la tribuna occidental del escenario deportivo municipal que sirve de sede a dos de los equipos más grandes de Colombia, Atlético Nacional y Deportivo Independiente Medellín, referentes del fútbol suramericano.

Aunque ‘Digo’ nació en Sao Paulo hace 30 años, vive desde que tenía 11 en Chapecó, una de las seis ciudades más grandes del estado Santa Catarina.

Llegó a esa ciudad del suroccidente de Brasil donde habitan unas 200 mil personas y donde el gran fuerte de la economía es la ganadería porcina porque su papá fue trasladado por la compañía para la que trabaja.

Junto a sus hermanos Sonia, Dalton y Filipe tuvo que aprender a recorrer sus pequeñas calles, las mismas que desde los 15 años comenzó a decorar con unos dibujos que en principio fueron calificados de vandalismo y que le permitieron darse a conocer como el primer grafitero de Chapecó.

También le llevó a que de la ‘prefeitura’ de Chapecó, su similar a una alcaldía, le llamara el 22 de agosto de 2017, nueve meses después del desastre sufrido por la delegación del Chapecoense, un grupo de periodistas y la tripulación del Lamia, para darle una noticia que en principio le puso los pelos de punta.

“Hola ‘Digo’, soy Fernanda, trabajo con el ‘prefeito’, te tengo que decir algo te va a dejar preocupado”, escuchó de voz de la funcionaria delegada por Luciano Jose Buligon para contactarlo.

El artista pensó lo peor. Dos noches antes había salido a tomar cerveza con un amigo y bajo el efecto del licor se había ido para una calle de Chapecó a marcar los muros. “Salimos borrachos, hicimos unas pinturas rápidas, vandalismo, algo prohibido. Pensé que me iban a reprender ”, recordó.

Pero Fernanda le espetó: “Nosotros vamos a Medellín y queremos que vayas con nosotros, vamos como invitados a la Fiesta del Libro, Brasil es el país invitado y Chapecó tendrá un espacio”, le contó la funcionaria.

“Fue una sorpresa. Uno no piensa en viajar a Medellín. Planeaba ir a Europa, Estados Unidos”, manifestó.

Diez días después, ‘Digo’ estaba en la capital antioqueña. No olvida al primer taxista que lo transportó, “un tipo querido, charlador”, tampoco las calles empinadas de la ciudad, su grandeza y mucho menos el momento en el que el prefeito de su ciudad le dijo que tenía la oportunidad de plasmar con su arte el significado de la naciente hermandad entre los dos pueblos.

Más allá de la muerte

Tras el impacto que provocaron las imágenes que veía en televisión, ‘Digo’ decidió llorar en silencio la tragedia en la que perdió, además de los jugadores de su equipo amado, a dos de sus amigos, uno de ellos su compañero del colegio: Nilson Junior Folle, quien era miembros de la junta directiva del club.

Sin embargo, en Medellín dejó que todos los lindos recuerdos regresaran porque no quería representar a la muerte en el mural de tres metros de altura y siete metros de ancho que pintó y grabó su obra de arte.

“Tomé dos de mis personajes, que son muñecos de Olinda, incluí folclore y muchos colores. Hay una chica que tiene una pintura en el rostro, que es como los indios cáingangues que vivían en Brasil, tiene los colores de las banderas del país y la de ‘Chape’, y un manto con 71 estrellas que representan las personas que se fueron. Las piernas representan el pueblo de Chapecó y tiene una bandera con un corazón, que es el elemento que más representa todo ese amor”, describió.

En el otro dibujo, ‘Digo’ incluyó la cultura colombiana, para que fuera un complemento.

“Es un chico con ropa paisa, colores de Colombia, colores de Atlético Nacional y los colores de Independiente (Medellín), tiene una bandera con un corazón; es como si los pueblos se encuentran”, indicó sobre el dibujo en el que también incluyó la frase ‘Obrigado Medellín’, en agradecimiento a la ciudad,  y que tiene unas plantas llamadas en su país Espada de San George, que “para mucha gente significa protección, es mi planta favorita”, dijo.

Mateo Escobar, funcionario de la Alcaldía de Medellín, junto a 'Digo' (derecha). Cortesía Alcaldía.

Luego de su viaje a Medellín, ‘Digo’ regresó a su casa, en el centro de Chapecó, donde vive con Ana Alice y Matheus, sus dos hijos de 13 y 10 años de edad.

Ya en el calor de su hogar comenzó a trabajar en el homenaje que el 11 de noviembre les hicieron a las víctimas de la tragedia en la ciudad, que consistió inicialmente en entregarles a las familias de las 64 personas que perdieron la vida, y que vivían en la zona, un cuadro con el rostro de sus ser querido, figuras que también serán pintadas en un mural de 70 metros de ancho que estará en una pared contigua al estadio Arena Condá, donde jugaban sus ídolos.

En Medellín, la Alcaldía planea para el martes pintar otra obra de arte en un muro en la zona de las piscinas de la Unidad Deportiva Atanasio Girardot.

Temas relacionados: 
Ver Comentarios

d