6:24 am - 20 de Agosto de 2019

Este es el panorama de las comunidades indígenas del norte del Cauca tras ola de violencia

Intimidaciones, asesinatos y confinamientos, ese es el panorama que han tenido que vivir en los últimos días indígenas y la población civil en el norte del Cauca.

Según los líderes indígenas todo obedece a un plan pistola de disidencias de las FARC y grupos del narcotráfico por el control territorial.

"Lo que no le ha gustado a los actores armados o a las disidencias y también a los que financian esto, es que, nosotros pongamos control territorial, que pongamos una posición frente a eso, y es que nos está haciendo mucho daño el narcotráfico", manifestó Harold Secue, autoridad indígena de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca, ACIN.

Según Celia Umenza, coordinadora del Tejido Mujer de la ACIN, hay una disputa territorial en donde esos grupos armados los han desplazado y tratan de asustarlos. "Por eso, se han presentado tantos asesinatos", aseguró.

Y es que el narcotráfico sería uno de los principales factores para que estas comunidades sean convertidas en blanco de los grupos armados.

"Obviamente es mucho más fácil sacar 2 ó 3 kilos de clorhidrato de cocaína para poder venderla, incluso la comercializan en la misma región, que sacar 10 ó 20 arrobas de café, que las pagan a un precio nada justo”, anotó Jose Enrique Guetio, autoridad indígena tradicional de norte del Cauca.

Así mismo, Guetio se refirió a la ubicación geoestratégica del territorio, pues temas como la minería y proyectos agroindustriales se “posesionan en estos territorios”.

Los más perjudicados son los habitantes de municipios como Suárez, Caloto, Toribío, Corinto y Santander de Quilichao, quienes han sufrido en carne propia las secuelas de la guerra.

El saldo que ha dejado esta ola de violencia en 20 días es de cinco líderes indígenas asesinados en el departamento y más de 200 familias confinadas en un albergue improvisado en el municipio de Suárez, tras quedar en medio de combates entre Fuerza Pública y disidencias de las FARC.

"Allá no ha habido tranquilidad, en los últimos días y casi que en la semana hay confrontaciones, disparos", reveló Guetio.

"A pesar de que el Estado ha dicho que va a hacer inversión social, a eso no se le ha dado respuesta tampoco", expresó Celia Umenza, coordinadora del Tejido de la Mujer.

Estos tres líderes del norte del Cauca reconocen que las amenazas en su contra son constantes. Sin embargo, aseguran que, al igual que los demás representantes de las comunidades, continuarán realizando control territorial y mantendrán la firme convicción que, en un futuro no muy lejano, recuperarán la tranquilidad que, años atrás, reinaba en sus territorios.

 

Cifras de la violencia en Cauca

 

Por otro lado, la Organización Nacional Indígena de Colombia, ONIC, en el último año, 97 indígenas han sido asesinados en el país y 159 homicidios de integrantes de estas comunidades se han registrado luego de la firma del acuerdo de paz con las FARC, a finales de 2016.

Solo en el departamento del Cauca, del 7 de agosto de 2018 al 10 de agosto de este año, 150 nativos han recibido amenazas, 300 han sido desplazados de manera forzosa y 28 han sufrido atentados.

Solo en el Cauca van 39 indígenas asesinados en lo corrido de este año.

Una de las situaciones más graves se registra en el municipio de Suárez, allí, según la ONU, desde el 13 de agosto de 2019, y producto de los combates entre el ejército y las disidencias de las FARC, más de 200 familias permanecen confinadas en una caseta comunal como medida de protección y cerca de 222 estudiantes no han podido volver a clases.

Ver Comentarios

d