Hace 2 horas

Fingieron ser turistas, pero la contratación de damas de compañía delató sus oscuras intenciones

Foto: archivo Colprensa.
Foto: archivo Colprensa.

Llegaron a Colombia y se hospedaron en hoteles de lujo, cuyos huéspedes alertaron a las autoridades al notar la extravagante situación.

Una investigación realizada durante tres meses en el Valle del Cauca y Cauca por la Policía Antinarcóticos permitió frustrar las intenciones de una organización criminal de Brasil de enviar una tonelada de marihuana a su país, usando como punto de tránsito a Bogotá.

“Se encontró un tráiler que aparentaba ser una planta eléctrica y transportaba en realidad este alijo. Sustancia que venía del departamento del Cauca y que pretendía ser llevada hasta Brasil por la organización delincuencial la Familia del Norte”, dijo el coronel José Miranda, jefe de operaciones de la Policía Antinarcóticos.

La marihuana fue incautada en un parqueadero ubicado en la localidad de Usme, suroriente de Bogotá, y, según el coronel Miranda, la Familia del Norte buscaba venderla en el mercado brasilero a un precio de tres millones de dólares aproximadamente.

La investigación que permitió arrojar este resultado se inició cuando miembros de dicha organización criminal aterrizaron en el aeropuerto internacional Alfonso Bonilla Aragón, ubicado en Palmira, Valle del Cauca, y se dispusieron agentes encubiertos para seguirlos.

Según la Policía Antinarcóticos, los extranjeros asistieron a la pasada Feria de Cali, donde su extravagante comportamiento puso en evidencia su perfil de narcotraficantes.

“Se alojaron en los mejores hoteles y contrataron durante 15 días consecutivos damas de compañía que ofrecían servicios sexuales, lo que llamó poderosamente la atención de los huéspedes de los hoteles quienes alertaron a las autoridades”, señaló la institución.

Ya para el año nuevo, exactamente a mediados de enero, estas personas se dispusieron a ejecutar un plan que, de acuerdo con las autoridades, les había entregado el líder de la Familia del Norte conocido como ‘Mano G’.

“Se trasladaron hasta el municipio de Corinto en el norte del Cauca y se contactaron con un desmovilizado de la guerrilla a quien conocen en la zona como ‘el Grada”, dijo la Policía Antinarcóticos.

Este sujeto, quien haría parte de una organización que busca registrar una planta de producción de cannabis con fines medicinales, enlazó a la Familia del Norte con ‘Orejas’, uno de los cabecillas de Los Pelusos, grupo armado que delinque en la zona, y temible narco de los llamados ‘Invisibles’.

“Les dio un tour a sus colegas narcotraficantes brasileros por todos los cultivos de marihuana existentes en la región, para demostrar su poderío asesino a una persona de quien se creía era un informante de la Fuerza Pública y abuso de jóvenes de la zona durante los días de la negociación”, explicó la Policía.

Las autoridades señalaron que ‘Orejas’ es uno los principales dinamizadores de la producción de marihuana y clorhidrato de cocaína en el norte del Cauca, junto con otro hombre conocido como alias ‘el Inválido’.

La negociación y la caída

La macabra alianza comenzaría con una tonelada de marihuana de la más alta calidad, que ‘Orejas’ ordenó custodiar en el recorrido desde el Cauca hasta Bogotá.

La ruta continuaría por Villavicencio hasta Puerto Gaitán, para luego, a través del puerto fluvial, llegar a Puerto Carreño y posteriormente ingresar el cargamento al río Orinoco.

Desde allí, la travesía continuaría por Venezuela hasta llegar a Manaos en Brasil, donde cada kilo de marihuana supera los 2.500 dólares, según las autoridades colombianas. Esto sería rentable para la Familia del Norte, pues el costo en el Cauca es de aproximadamente 70.000 pesos.

Toda esta información fue conocida por la Policía Antinarcóticos, gracias a la ayuda de una de las amantes de alias ‘Orejas’, quien decidió denunciar tras conocer, en una de las fiestas privadas con los brasileros, dos fotos que evidenciaban los vejámenes que cometían con las jóvenes de la zona.

“Esta situación motivó a esta mujer a denunciar a la línea 167 antidrogas, que dio con la ubicación exacta del parqueadero en la localidad de Usme, en el barrio Yomasa, en Bogotá, donde se halló el cargamento de marihuana”, concluyó la Policía.

Aunque en el operativo no se lograron capturas, las autoridades colombianas en colaboración con la Policía de Brasil aún le siguen la pista a los delincuentes para dar con su paradero.

Ver Comentarios

d