Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Iglesia católica se solidarizó en toda Colombia por los hechos de violencia que han azotado al Cauca

Con oraciones, toques de campanas y llamados al Gobierno Nacional, la iglesia y los feligreses pidieron que cesen las masacres en el Cauca.

Desde la capital del Valle del Cauca partió una caravana con destino a Tacueyó, liderada por la arquidiócesis de Cali. Con esta misión, buscan llevar un mensaje de paz y defensa por la vida.

Este recorrido estuvo encabezado por el monseñor Darío de Jesús Monsalve, quien se refirió a la importancia de esta peregrinación: “Vamos a brindar ayuda espiritual, a dar nuestra voz de aliento a esas comunidades, especialmente a la nasa y a los familiares de los asesinados”.

Esperanzados en que esta muestra de reconciliación sirva para poner fin a los hechos de violencia en el Cauca, tomaron la ruta Cali, Santander de Quilichao, Caloto, El Palo para finalizar en Tacueyó, corregimiento de Toribío.

“Hicimos una coordinación para quien vaya con nosotros no lleve ni un arma, no queremos que nos acompañe alguien que tenga la más mínima sospecha, estamos acompañados por la Guardia Indígena”, afirmó el representante de la Iglesia católica.

Asimismo, el monseñor hizo también una petición especial al Gobierno nacional y a toda la ciudadanía: “Estamos viviendo un drama, una tragedia a la que ningún colombiano puede ser indiferente”.

Publicidad

Más de 200 viajaron a entregar ayudas humanitarias a los habitantes de las zonas más afectadas por la violencia del norte del Cauca.

“Necesitamos que todos los colombianos hagan el ejercicio de acompañar a las comunidades que están atravesando por esta barbarie”, puntualizó Luz Romero, peregrina que acompañó la caravana.

Asimismo, la Iglesia católica convocó a una oración por la paz y por las víctimas del norte del Cauca, pues, según los clérigos, ningún colombiano puede ser indiferente a lo que ocurre en ese departamento.

Esta jornada de oración por paz y la seguridad en el norte de este departamento se vivió en Cali, Quibdó, Tunja, Cartagena y Bucaramanga.  

En las diferentes iglesias se realizaron aplausos por la vida, oraciones por la paz, toques de campanas en de rechazo a la violencia y un vehemente llamado al Gobierno Nacional para que cese la masacre de indígenas.

Publicidad

El llamado es a no ser indiferentes, pues las muertes violentas en el Cauca son situaciones que deben afectar y solidarizar a todos los colombianos.

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias

Publicidad

Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política.
ENTENDIDO