8:03 pm - 11 de Octubre de 2019

La condena impuesta a exfiscal por cartel de la toga y que no es precisamente una pena en prisión

Además, deberá cumplir con una sanción económica. 

En audiencia pública, un exfiscal de alto rango pidió perdón por haber participado en el cartel de la toga, el escándalo en el que varios funcionarios judiciales están comprometidos por haber manipulado y desviado procesos contra aforados. 

El funcionario en mención fue condenado solo a pedir perdón y no pagará ninguna pena en prisión.

Son 37 años de labor judicial, los cuales eché por la borda por un acto masivo que cometí”, dijo Alfredo Betín, exfiscal delegado de la corte Suprema de Justicia inmerso en este hecho. 

Por otro lado, Ariel Torres, magistrado de la Sala de Primera Instancia del alto tribunal, aseguró que Betín engavetó, por petición de un exmagistrado, un importante proceso judicial.

“Tras haber engavetado un proceso por petición de un exmagistrado, Betín confesó haber participado en el llamado cartel de la toga”, aseguró Ariel Torres.

Asimismo, dentro de este proceso aparece una diligencia fiscal del destituido gobernador del Valle del Cauca, Juan Carlos Abadía Campo.

“En el mes de octubre del 2014, Juan Carlos Abadía Ocampo otorgó poder a Luis Gustavo Moreno para que lo representara en el proceso que se adelantó ante la Fiscalía y posteriormente la Corte”, relató Ariel Torres.

De igual manera, el magistrado de la Sala de Primera Instancia dio más detalles sobre las acciones que pusieron en el ojo del huracán a Alfredo Betín.

“Después, el magistrado Francisco Javier Ricaurte intervino para solicitarle que archivara la investigación, a lo que no accedió, pero sí retardó la formulación de la imputación”, dijo.

Por estos hechos, el exmagistrado aceptó los cargos y, en medio de esta audiencia, pidió perdón por haber accedido a retardar un proceso judicial, todo por solicitud de alguien que se hizo llamar “amigo”

“Este acto de excusas, hacia mis compañeros de la Fiscalía, quienes fueron mis jefes. A los funcionarios judiciales, que nunca, bajo ninguna circunstancia, permitan que esas influencias afecten su labor de administrar justicia”, aseguró Betín.

Por estos hechos, el exfiscal no pagará una pena en la cárcel, pero deberá cumplir con una multa de cerca de 40 millones de pesos y prender el ventilador por el cartel de la toga, escándalo en el que están vinculados dos exmagistrados de la Corte Suprema de Justicia.

“Se le obligó a colaborar con los procesos de Francisco Javier Ricaurte en lo que se refiere a la conducta de tráfico de influencias relacionada con el caso que contra Juan Carlos Abadía Ocampo fue adelantado a la Fiscalía Novena”, reveló Ariel Torres. 

El exfiscal manifestó que sí se compromete con declarar en estos procesos. 

“Es fundamental trabajar con la verdad de lo que realmente aconteció frente a la conducta de terceros y que incidieron en el caso del exgobernador Abadía”, puntualizó Alfredo Betín. 

Si el exfiscal no cumple con la multa impuesta y con declaraciones sobre el escándalo, se le impondrá una sanción dentro de una cárcel.

Ver Comentarios

d