Advertisement

Advertisement

Advertisement

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Advertisement

Líderes políticos asesinados "sí tenían amenazas" y uno de ellos estaba esperando a su primer hijo

Así lo dio a conocer Alexánder López, senador del Polo Democrático, quien informó que la esposa de Jhonatan Borja Pérez, de 35 años, tiene dos meses de embarazo.
Lamentablemente, este excandidato a la Alcaldía de Candelaria, Valle del Cauca, fue asesinado en la noche de este 30 de enero de 2020 en Palmira, junto a Iván Giraldo Fuquene, de 59 años, excandidato al Concejo de Candelaria.
Al dar la triste noticia de que Borja Pérez se preparaba para recibir a su primer hijo antes de ser asesinado por dos hombres armados, Alexánder López también anunció que, contrario a lo que dice la Policía, los dos activistas políticos sí habían denunciado amenazas en su contra.
“Yo mismo le envié un documento al Gobierno del presidente Iván duque, al procurador, al fiscal general, al defensor y a la UNP, solicitando protección para Jhonatan Borja y los miembros de la veeduría, pero el Estado lo dejó asesinar”, dijo López.
El senador explicó que, de hecho, junto al excandidato asesinado, estuvieron reunidos el año pasado con la Policía en el comando de Cali, por casi tres horas, socializando las amenazas de las que eran víctimas.
Alexánder López, además, señaló que Jhonatan e Iván habían concentrado su labor en un proyecto al que llamaron 'Veeduría Anticorrupción', con el que habían logrado denunciar irregularidades en la gestión y el uso de los recursos de Candelaría desde hace cuatro años.
“Ellos habían logrado demostrar una documentación de cómo habían falsificado firmas, cómo contratos que no han sido ejecutados habían sido pagados por la administración anterior, cómo se robaban los dineros de unos parqueaderos públicos. Lograron tumbar una concesión que se iba a hacer del acueducto del municipio”, contó.

Según relató, justo el día anterior, los dos políticos “habían estado en el corregimiento Buchitolo, Candelaria, haciendo un video donde demostraban cómo unas adecuaciones para una cancha de fútbol, con valor de $280 millones, no superaba los $50 millones”.
Todas esas pruebas, según dice Alexánder López, las iban a radicar ante los órganos de control.
“Los asesinaron por culpa del Estado. Las amenazas eran permanentes y estaban denunciadas. En ese sentido, el asesinato de estos dos líderes sociales se convierte en uno de esos crímenes auspiciados por una omisión del Estado”
Agregó que la veeduría a la que pertenecían las víctimas está conformada por 16 personas más que ahora temen por su vida.
“Están llenos de terror y de miedo al ver esta situación, pues entienden que el Estado los abandonó y que enfrentar la corrupción definitivamente en este país es prácticamente una condena muerte”, dijo.
Amigos de Jhonatan recuerdan al líder como un hombre bondadoso y comprometido con su municipio, quien el año pasado perdió a su hermano menor: Bryan Borja, asesinado, al parecer, por sicarios cuando el político apenas anunciaba su aspiración a la Alcaldía de Candelaria.
Ferney Lozano, coordinador de Colombia Humana en el Valle del Cauca, calificó este hecho como lamentable.
 "Lamentable lo sucedido el año pasado porque Jhonatan tomó la decisión de ser candidato a la Alcaldía de Candelaria y asistimos a la noticia trágica del asesinato, también en un evento sicarial. Situaciones que quedan en la nube de la impunidad", dijo.
Vea también: Aumentan recompensa por asesinos de dos líderes políticos a quienes atacaron cuando iban en un carro

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias