Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Millones de flores para actos religiosos de Semana Santa, a la basura por culpa del coronavirus

Millones de flores para actos religiosos de Semana Santa, a la basura por culpa del coronavirus

Pérdidas que superan los 5.000 millones de pesos registran los floricultores del municipio de Piendamó, Cauca, en medio de la crisis generada por el COVID-19.

Lo que era una prometedora fuente de ingresos para la época para más de 600 familias cultivadoras de flores del municipio de Piendamó, Cauca, se convirtió para ellas en un verdadero calvario: millones de flores tuvieron que ser tiradas prácticamente a la basura.

Las flores son uno de los productos que levantan la economía de dicha población y, por esta época, eran comercializadas en varias ciudades de Colombia, para adornar los actos religiosos de Semana Santa. Sin embargo, la crisis del coronavirus también golpeó a los floricultores.

“Desde hace tres semanas no hemos podido vender un solo ramo, porque básicamente todos los comerciantes, todos los clientes, cancelaron los pedidos, pues porque ellos tampoco pueden salir a hacer sus ventas”, dijo Rodrigo Tenorio, floricultor afectado.

Más de 400 empleos directos y otros tantos indirectos que generan estos cultivos han sido cancelados.

“Tocó despedir básicamente a todos los trabajadores de las floristerías porque no hay con qué pagarles”, afirmó Luis Carlos Díaz, otro floricultor afectado.

Publicidad

El alcalde de Piendamó, Víctor Hugo Moreno, dice que también hay temor entre los caficultores  que temen perder la cosecha, que genera más de 80.000 millones de pesos al municipio, por la  falta de la mano de obra.

“Necesitamos unos 3.500 recolectores y no hay mano de obra, pues obviamente con la cuarentena todo el mundo está guardado en sus casas y la mano de obra local nos da para unas 500 ó 700 recolectores, que pueden movilizarse del sector urbano al sector rural”, indicó el mandatario.

En vista de la crisis, algunos floricultores emplean su tiempo en el diseño y la confección de tapabocas para ser distribuidos entre los organismos de socorro.

Las más de 600 familias afectadas pidieron ayuda al Gobierno nacional para superar esta crisis que también les genero a ellos el coronavirus COVID-19.

Publicidad

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias