6:24 am - 22 de Noviembre de 2019

Pánico y zozobra en Cali después de las marchas del paro nacional del 21 de noviembre

Durante la jornada en Cali, 46 policías resultaron lesionados, 51 civiles sufrieron heridas, 56 establecimientos fueron saqueados, 19 buses del MIO fueron vandalizados.

Verdaderas horas de pánico se vivieron en Cali en la tarde y en la noche del 21 de noviembre del 2019.

Saqueos, ataques a establecimientos comerciales y la denuncia de personas que trataron de irrumpir en varios conjuntos residenciales, fueron las situaciones que alteraron el orden público.

Pese a que el alcalde de Cali, Maurice Armitage, decretó un toque de queda, el cual se implementó desde las 7:00 p. m. del 21 de noviembre del 2019, hasta las 6:00 a. m. del 22 de noviembre, los hechos de violencia se agravaban.

Una de las situaciones que más pánico colectivo generó en la capital del Valle del Cauca fue la denuncia de varios ciudadanos, los cuales aseguraron que hordas de manifestantes intentaron irrumpir en las unidades residenciales.

Como si se tratara de un filme hollywoodense, la ciudadanía, armada con palos y pistolas, se atrincheró en las puertas de los conjuntos para impedir el ingreso de los violentos. Y, en varias ocasiones, las armas de fuego fueron accionadas.

El mayor general Wílliam Ruiz, oficial del Ejército encargado de coordinar la manifestación en Cali, dio un balance sobre la jornada en la capital del Valle del Cauca.

"Por WhatsApp se generó una pandemia de intimidación por posibles saqueos a conjuntos residenciales. Por eso optamos por tomarnos el sector sur, oeste y norte con Policía y Fuerzas Militares", afirmó Ruíz.

Sobre los saqueos a los conjuntos residenciales, el coordinador se refirió a lo sucedido.

"Fueron intentos, se reaccionó inmediatamente pero no se presentaron. Por violación al toque de queda se detuvieron a 115 personas", confirmó el mayor.

Asimismo, Ruiz confirmó que fueron 46 policías con heridas, 51 civiles que resultaron con lesiones, 56 establecimientos fueron saqueados y 19 buses del MIO fueron vandalizados.

Sobre la medianoche, fueron más de 5 mil policías y mil soldados del Ejército Nacional, quienes de a poco recuperaron el orden público.

Momentos de tensión se vivieron en el Puesto de Mando Unificado en Cali, el cual estaba encabezado por la gobernadora del Valle del Cauca, Dilian Francisca Toro y el alcalde de Cali, Maurice Armitage.

Precisamente el sistema masivo de transporte en Cali sufrió de actos vandálicos y tuvo que suspender las operaciones en un 100% durante las marchas.

Mediante un comunicado, Metrocali afirmó que "el servicio de transporte iniciará a partir de las 7:00 a. m. del viernes 22 de noviembre con el despacho de los primeros buses. No se podrá atender las estaciones de Torre de Cali, El Trébol y Buitrera".

Asimismo, confirmaron que en la estación Universidades, sur de Cali, sí se prestará servicio, pero el acceso norte al portal estará cerrado.

Las autoridades de Cali prevén que el 22 de noviembre del 2019 se lleve a cabo un cacerolazo y afirmaron que no bajarán la guardia y velarán por el orden público.

Ver Comentarios

d

X
Publicidad