Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Por COVID-19 quedaron bajo llave los santos que por décadas acompañaron procesiones de Semana Santa

Ni terremotos, ni guerras, ni pestes habían logrado que en Popayán la tradición se detuviera en 463 años. Este año se vivirá de manera virtual.

Bajo llave quedaron imágenes, andas, paramentos y otros elementos que hasta el año pasado hacían parte de una de las tradiciones religiosas más importantes de Colombia y el mundo: las procesiones nocturnas de la Semana Santa de Popayán, Cauca.

Las mismas fueron canceladas por la emergencia del coronavirus COVID-19 .

“Ni  terremotos, ni guerras, ni incluso pandemias pasadas,

acabaron con la Semana

Santa en Popayán, 

y esta vez, con mucha nostalgia, las andas, los paramentos de paso, los vestidos y las imágenes se quedan guardadas esperando un año más para poder desfilar”, explicó Angélica Lucía Collazos, sahumadora.

“Mi familia es semanasantera. Mi hermana y yo hemos participado en muchas actividades como sahumadoras, portacintas, mi esposo es carguero. La verdad nos da mucha nostalgia”, expresó Laura Andrea Collazos.

Publicidad

Entre tanto, la Iglesia San Agustín, desde donde tendría que partir la primera procesión nocturna, permanece cerrada.

“Hoy a las ocho de la noche debería abrirse la puerta para ver salir la procesión de la Virgen de los Dolores, la patrona de Popayán, situación que hace que el fervor de la ciudadanía sea mayor por este motivo adicional, y es que le rendimo homenaje”, manifestó Guillermo Ospina, de la junta Pro Semana Santa.

“Como iglesia, hombres y mujeres estamos celebrando en casa sin procesiones y sin encontrarnos en los templos parroquiales. Estamos viviendo la liturgia en el templo de la casa, en el templo de la familia, por la vida de todos los colombianos”, dijo monseñor Luis José Rueda, arzobispo de Popayán.

Publicidad

Las procesiones se harán de forma virtual y las familias de cargueros que por 463 años llevaron sobre sus hombros la historia de Popayán, también tendrán que quedarse en casa.

“La procesión la llevamos por dentro. Este es un tiempo para reflexionar, para estar en familia y pensar muy bien qué vamos a hacer en el futuro después de salir de esta emergencia que estamos viviendo”, Andrés Felipe Velasco, carguero.

Otras actividades religiosas también se podrán seguir a través de las redes sociales.

Publicidad

De cualquier forma, no olvide que este año puede vivir la Semana Santa en casa con transmisiones desde el Vaticano .

Vea también: Suspenden procesiones en Popayán: se hacían ininterrumpidamente desde hace 463 años

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias