1:08 pm - 11 de Febrero de 2020

Profamilia confirma que joven con 7 meses de gestación cumplía causal para interrumpir embarazo

El padre intentó evitar el procedimiento, incluso con una tutela, pero no lo logró. Hay polémica por este caso, ocurrido en Popayán. 

Juan Pablo Medina, un joven de 25 años residente en la capital del Cauca, asegura que la mamá del hijo que estaba esperando con ella se practicó un aborto con siete meses de embarazo.

“Un bebé no se hace solo, tanto la madre como el papá también tiene derecho. Si una madre soltera puede sacar adelante a sus hijos, ¿cómo no va a poder un padre?”, dijo Juan Pablo en diálogo con Blu Radio.

El hombre se mostró sorprendido por el hecho, pues, según él, inició una relación con ella en octubre de 2018 y en diciembre de ese mismo año decidieron que querían tener un bebé, por lo que, en septiembre de 2019, se enteraron de que lo estaban esperando y que llevaba tres meses de embarazo.

Desde ese entonces, según el joven, él siempre estuvo pendiente de todo el proceso y era el encargado de sacar todas las citas correspondientes para hacer el seguimiento del embarazo y comprobar que todo marchaba bien.

Sin embargo, comentó que desde el 31 de diciembre de 2019, 25 días después de la última ecografía en la que se confirmó que el bebé estaba en “óptimas condiciones”, perdió contacto con quien hasta ese entonces era su pareja.

A través de Blu Radio, sostuvo que, en los primeros días de enero, una familiar de la joven llamó a una suya y le dijo que ella estaba en la Clínica Valle del Lili en Cali, porque supuestamente el pequeño que venía en camino presentaba malformaciones.

Sin embargo, cuando se disponía a viajar a la capital del Valle del Cauca, un amigo que se accidentó lo llamó y le dijo que acababa de ver a la joven en una clínica de Popayán. Hasta ese entonces, dice Juan Pablo, desconocía sobre las intenciones de aborto.

“No sabía nada, apenas me vine a enterar el 11 de enero, cuando la persona que me llamó de la Clínica La Estancia que había acabado de ver a la mamá de ella, porque donde no me dé cuenta, eso lo habían hecho hace rato”, dijo en la emisora.

Juan Pablo aseguró que presentó una tutela para evitar el aborto, pero la perdió y, finalmente, el procedimiento fue realizado con el argumento de que la joven tenía afectaciones sicológicas.

“Ella dice que quería continuar con su carrera profesional, que no tenía los medios económicos para sacar al bebé adelante, que conmigo había terminado supuestamente la relación hace seis meses y que no se sentía preparada para ser mamá”, afirmó el joven, al negar dicha ruptura.

También, cuestionó que el aborto haya sido practicado tras un dictamen, según él, “que fue realizado por un ginecólogo” y que debió ser emitido por “un sicólogo o un siquiatra”.

“O sea que hoy en día una mujer puede decir que está loca y efectivamente puede tomar la determinación de coger y matar a un bebé”, señaló Juan Pablo, quien dijo que llegará a las últimas consecuencias.

A través de la sentencia C 355 de 2006, la Corte Constitucional establece la despenalización del aborto en tres casos: el riesgo para la vida o la salud de la mujer, la existencia de malformaciones del feto y la violación.

En ese sentido, Martha Royo, directora ejecutiva de Profamilia, confirmó que, de acuerdo con lo emitido por un juzgado de Popayán, sí se realizó la interrupción voluntaria del embarazo de la joven, de 22 años, y que se hizo “conforme a la sentencia C-355 de 2006”.

“Profesionales de Profamilia atendieron a la señora, identificando y verificando que se encontraba bajo una de las tres causales despenalizadas. Los profesionales ofrecieron asesoría integral sobre las distintas opciones a las que tenía acceso y con las cuales contaba”, dijo.

De todas formas, el caso denunciado por Juan Pablo Medina, quien asegura que estudió hasta séptimo semestre de Derecho y que había interrumpido la carrera para dedicarse a su hijo, a quien iba llamar Juan Sebastián, ha desatado una fuerte polémica, evidenciada en redes sociales.

 

Ver Comentarios

d

X
Publicidad