10:08 am - 16 de Abril de 2019

¡Sí se puede! Joven pasó de la delincuencia a la robótica y ahora representará a Colombia en EE. UU.

160419PANDILLERO

Estuvo 4 años en prisión, dejó la violencia y se convirtió en ejemplo de superación. Temía no obtener la visa por sus antecedentes, pero se llevó una sorpresa.

Brayan Riascos es un joven de 26 años que creció en uno de los sectores más vulnerables de Cali, pero pudo dejar atrás el mundo de la violencia y hoy protagoniza una gran historia de superación.  En uno de los espacios de innovación y desarrollo tecnológico del Sena fue donde potencializó sus talentos.

Desde los 7 años de edad, Brayan estuvo expuesto a entornos de violencia, se crio en el barrio Manuela Beltrán, en el oriente de Cali, y por muchos años tomó malas decisiones.

“Fue un problema que se presentó en el sector donde vivía con mis abuelos, un problema de hurto. Entonces, al sentir el tipo de agresión a mis abuelos, que son los que me han criado, lo que hice fue responder y después fui privado de la libertad por porte ilegal de armas, 4 años”, relata.

Sus años en la cárcel le habían arrebatado sus grandes sueños.

“Quería jugar en el América, era mi sueño, pero al ser privado de la libertad abandoné todos estos sueños, porque sentí que simplemente se me arrebató parte de mi vida”, comenta.  

Pero su vida dio un giro, ingresó al programa TIP (Tratamiento Integral de Pandillas) Jóvenes sin Fronteras de la Alcaldía de Cali y también se vinculó al Sena, donde actualmente estudia y está a punto de cumplir un gran sueño.

“Se le decía que creyera que su proyecto de vida podía cambiar y estar del lado de la legalidad, que las oportunidades académicas se le dieran y las aprovechara. Sacarlo de ese entorno violento de la comuna 14, de Manuela Beltrán, es un logro definitivo para el proyecto”, señala el intendente de Policía Rubén Darío Valencia, coordinador del programa.

Bryan, quien aunque hace parte del TIP nunca estuvo involucrado con pandillas, cuenta que él y otras siete personas conforman un grupo que viajó a Bogotá para competir en un torneo de robótica y allí se produjo otro importante logro, que tal vez algunos no se imaginaban.

“Competimos en un torneo en la Universidad Javeriana contra varias universidades y logramos asegurar el cupo a la internacional en Kentucky, Estados unidos”, afirma.

Después de ganarse el cupo para participar en la competencia, el temor era obtener la visa estadounidense, pero se la dieron pese a sus antecedentes. Su historia inspira a otros jóvenes que, como él, quieren dejar atrás el mundo de la criminalidad.

“Les damos las opciones para que cambien su proyecto de vida y este vaya del lado de lo legal, de lo educativo, de lo deportivo, del emprendimiento, y refuerce ese vínculo como familia”, anota Valencia.

Ahora, el sueño más grande de Brayan es ganar una beca para estudiar Ingeniería Biomédica y darle una mejor calidad de vida a su familia.

Este grupo de innovadores ya calienta motores para viajar a Estados Unidos la próxima semana a competir con estudiantes de universidades de otros países y dejar en alto el nombre de Colombia.

Ver Comentarios

d