Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

A un año de toma al Capitolio, Biden acusó a Trump de incitar el ataque sentado desde la Casa Blanca

Sin mencionar el nombre de su antecesor, el presidente de EE. UU. dijo que el magnate fabricó una red de mentiras “porque valora el poder por encima de los principios” y no podía aceptar que perdió.

A un año de toma al Capitolio, Biden acusó a Trump de incitar el ataque sentado desde la Casa Blanca

“Que nunca tengamos un día como el que tuvimos hace un año”, expresó Joe Biden antes de pronunciar su discurso al cumplirse un año de la toma al Capitolio, tras las elecciones en Estados Unidos y cuando Donald Trump aún gobernaba el país.

"No permitiré que nadie ponga un puñal en la garganta de la democracia" y sobre todo Donald Trump con su "red de mentiras", afirmó el mandatario.

Publicidad

El presidente demócrata, que suele mostrarse afable, adoptó un tono grave para hablar desde la imponente "sala de las estatuas" de la sede del Congreso, donde el 6 de enero de 2021 desfilaron los simpatizantes de su antecesor protagonizaron la toma al Capitolio.

Bajo estrecha protección policial y casi sin presencia de sus opositores republicanos, Biden no nombró ni una vez a quien llamó "el expresidente" o "el expresidente perdedor", una fórmula que probablemente enfurezca al millonario republicano.

Publicidad

Durante su discurso aseguró que “lo que no vimos (el día del asalto) fue un expresidente, que acababa de incitar a la turba para que atacara, sentado en el comedor privado fuera de la oficina Oval de la Casa Blanca, viéndolo todo por televisión”.

El demócrata de 79 años lanzó un ataque verbal en toda regla contra su predecesor acusándole de haber "tratado de evitar el traspaso de poder pacífico" durante la "insurrección armada" del 6 de enero de 2021, cuando una turba protagonizó la toma al Capitolio para intentar impedir que los congresistas certificaran las elecciones.

Publicidad

Trump "ha creado y difundido una red de mentiras sobre las elecciones de 2020 y lo ha hecho porque valora el poder por encima de los principios, porque antepone su propio interés al interés de su país" y porque "su ego herido le importa más que nuestra democracia", soltó Biden, quien nunca lo había atacado frontalmente de esta manera.

La respuesta de Trump no se hizo esperar. El magnate consideró que el discurso de su sucesor, que sufre un fuerte desgaste de popularidad entre la opinión pública, fue un "teatro político" destinado a desviar la atención de su "fracaso". Y repitió, sin pruebas, que las elecciones estuvieron "amañadas".

Publicidad

"¿Vamos a ser una nación que acepte la violencia política como norma? (...) ¿Vamos a ser una nación que no vive a la luz de la verdad sino a la sombra de la mentira?", se preguntó Biden.

"No podemos permitirnos el lujo de convertirnos en ese tipo de nación", dijo, estimando que Estados Unidos libra, dentro y fuera de sus fronteras, una "lucha" entre la democracia y la autocracia.

Publicidad

"Yo no busqué esta batalla", reconoció Biden, cuando según una encuesta reciente solo el 55% de los estadounidenses piensa que su elección es legítima.

“Puñal en la garganta”

Publicidad

"No permitiré que nadie ponga un puñal en la garganta de la democracia", advirtió el demócrata al rechazar la toma al Capitolio.

Cuando los periodistas le preguntaron si no temía fortalecer aún más los antagonismos con este discurso virulento, el mandatario contestó: "Cuando queremos curar, hay que reconocer la gravedad de la herida".

Publicidad

En la misma ceremonia solemne en el Capitolio, su vicepresidenta, Kamala Harris, llamó "a unirse en defensa" de la democracia, porque "el espíritu estadounidense se ha puesto a prueba".

El discurso de Biden marca una ruptura, como si hubiera optado por ser más combativo. Hasta ahora había tratado con desprecio a Trump y a sus más acérrimos seguidores, apostando por el pragmatismo y por un ambicioso programa de reformas económicas para reconciliar a los estadounidenses.

Publicidad

Pero la reconciliación parece lejana. La popularidad de Biden se ha desplomado debido, entre otras cosas, a la subida de la inflación y el hartazgo generalizado frente a una pandemia de COVID-19 que se eterniza. Y el aniversario del 6 de enero, lejos de ser un momento de unidad nacional, cristaliza las fracturas políticas.

Trump anuló una rueda de prensa prevista para este jueves desde su mansión de Florida, pero las declaraciones de los líderes republicanos demuestran hasta qué punto sigue influyendo en el partido.

Publicidad

El jefe de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, uno de los pocos en mencionar una "responsabilidad moral" del expresidente en los sucesos del 6 de enero, emitió un comunicado acusando a los demócratas de "explotar" este aniversario "para promover objetivos políticos partidistas".

Los más fervientes defensores de Trump alzaron la voz. El gobernador de Florida, Ron DeSantis, estimó por ejemplo que las conmemoraciones previstas en el Congreso, con mayoría demócrata, eran "nauseabundas".

Publicidad

Muy pocos, como el senador republicano Mitt Romney, osaron condenar sin ambages el asalto al Capitolio.

"Nos estamos poniendo en peligro al ignorar las lecciones del 6 de enero. La democracia es frágil, no puede sobrevivir sin líderes íntegros y valientes que estén más preocupados por la fuerza de nuestra República que por ganar las próximas elecciones", escribió.

Publicidad

✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo. ✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo.