Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Fingió estudiar en Oxford para que su mamá, vendiendo flores, le financiara una vida de lujo

Se supo que la joven de 25 años ni siquiera poseía un pasaporte, por lo que no había salido de su país. Realmente trabajaba como agente inmobiliaria.

Universidad de Oxford en Inglaterra
Joven fingía estudiar medicina en Oxford y su mamá, vendiendo flores, recaudaba dinero para enviarle. Imagen de referencia
Pexels

Como un engaño de marca mayor califican la mentira de una joven que le decía a su mamá que estudiaba en Oxford. La señora, vendiendo flores, recaudaba dinero para enviarle, sin saber que lo que estaba era ayudándole a financiar una vida de lujo.

(Le puede interesar: ¡Que no le pase! Mujer casi es víctima de delincuentes al sacar plata de un cajero adulterado )

Una entrevista de un medio de comunicación que quiso exaltar la labor diaria de Gülseren Bozkur, madre que comercializaba arreglos florales en un cementerio de la provincia de Hatay, en Turquía , para apoyar la formación de sus hijos, terminó develando la gran farsa.

Según la historia, su hija Merve Bozkurt, de 25 años, estaba hace 5 estudiando en la Facultad de Medicina de la Universidad de Oxford en Inglaterra .

“Si una persona goza de buena salud, trabajar es lo mejor que puede hacer. Es bueno gastar el dinero que gano en mis hijos. Quiero que todas las mujeres trabajen y se mantengan firmes”, decía la mujer antes de conocer la verdad.

Mientras, su hija agregaba: "No desperdiciaré los grandes esfuerzos de mi madre y la honraré".

Publicidad

Pero, como dice el dicho, más rápido cae un mentiroso que un cojo. Aunque la dedicación de Gülseren se volvió viral rápidamente y llovieron hasta ofertas de donaciones, la verdad salió a la luz cuando se descubrió que no había ningún estudiante con ese nombre en la prestigiosa universidad.

Y fue cuando Merve confesó la verdad: "Me siento muy mal porque molesté a mi madre. Me inventé una historia. Hice que todos creyeran esta historia, incluyéndome a mí. Sin embargo, en realidad estuve trabajando en una oficina de bienes raíces en Estambul todo este tiempo". Se supo que la joven ni siquiera tenía pasaporte para salir del país.

Con su trabajo, la entregada madre ya había sacado adelante la educación de su hijo mayor.

✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo. ✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo.