Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Hospitales de Beirut viven su propio armagedón con instalaciones dañadas y miles de heridos

Desesperadas, decenas de personas buscan a sus hijos, esposos o conocidos. Un médico dijo que lo más difícil era contarles que sus seres queridos habían muerto.

Thumbnail

Con la cabeza vendada al igual que sus pacientes, el doctor Antoine Qurban dijo que la enorme explosión del martes trajo un armagedón a los hospitales de Beirut en escenas caóticas que recuerdan una zona de guerra.

"Las personas heridas que se desangraban en el medio de la calle, otras que yacían en el suelo en el patio del hospital, me recordaron mis misiones con Médicos sin Fronteras (MSF) en Afganistán hace muchos años", contó.

Publicidad

El cirujano se encontraba entre las más de 4.000 personas heridas que se tambalearon o fueron llevadas a hospitales gravemente dañados y muy poblados en la devastada capital libanesa.

La gran explosión ha acumulado aún más presión sobre el tenso sector de salud de Líbano, que antes del desastre ya estaba luchando con una ola de casos de coronavirus y una grave crisis económica.

Publicidad

"Fue el armagedón", dijo Qurban, de 60 años, frente al Hospital Hotel Dieu en el centro de Beirut.

La instalación es normalmente su lugar de trabajo, pero el miércoles estaba entre una multitud de pacientes.

Publicidad

Qurban estaba en una cafetería cercana cuando la explosión lo golpeó, arrojándolo a unos 20 metros al otro lado de la habitación.

Su propio hospital se desbordó en cuestión de minutos con heridos, por lo que un extraño en una motocicleta lo llevó a otra instalación.

Publicidad

Después de una espera de una hora, un médico le cosió la cabeza herida en la calle.

Publicidad


"Ella ya está muerta"

Las personas heridas durante la noche del martes por la caída de fragmentos de vidrio buscaron tratamiento, tejiéndose entre equipos destrozados y pilas de escombros en los pasillos del Hotel Dieu.

Publicidad

Las madres preguntaron desesperadamente sobre el destino de sus hijos heridos. Un anciano suplicó noticias de su esposa, que había sido trasladada de otro hospital.

Sonó una cacofonía de teléfonos celulares y se escucharon fragmentos de conversaciones agotadas, generalmente contando historias de supervivencia .

Publicidad

"Un milagro lo mantuvo vivo", se escuchó decir a una mujer, mientras que un hombre con una pierna vendada le entregó un celular parpadeante a su hermana, diciéndole: "ya no puedo hablar".

El Hotel Dieu trató al menos a 300 heridos el martes y registró 13 muertos, según su director médico, el doctor George Dabar, que era un estudiante de medicina allí durante la guerra civil de 15 años del Líbano.

Publicidad

"Incluso entonces, no vi nada como lo que vi ayer (martes)", dijo.

Con la voz quebrada por la emoción, Dabar afirmó que el momento más difícil era contarles a las familias que sus seres queridos habían muerto, sin que quedara algo por hacer.

Publicidad

"Es tan difícil decirle a un padre que lleva a su pequeña hija e intentar salvarla que ya está muerta", comentó.

Según el Ministerio de Salud del Líbano, dos hospitales quedaron completamente fuera de servicio y dos más quedaron parcialmente inutilizables.

Publicidad

Al menos cinco enfermeras murieron y varios doctores y pacientes resultaron gravemente heridos.

"Los equipos médicos ya estaban exhaustos por todo lo que sucedió en este país y por la pandemia de coronavirus. Pero para enfrentar la crisis de ayer, se unieron con una increíble solidaridad", dijo Dabar.

Publicidad

Añadió que, desde cocineros hasta trabajadores de mantenimiento, todo el personal estaba trabajando codo a codo para que el Hotel Dieu pudiera permanecer abierto.

Publicidad


Evacuación de pacientes con COVID-19

El Hospital St. George no tuvo tanta suerte. La explosión salió de la instalación, una de las más antiguas de Beirut, con techos colapsados ​​y cables eléctricos colgando sobre camas cubiertas de vidrio.

Publicidad

"Ya no estamos en servicio", dijo el jefe de personal, Eid Azar.

"En medio de la situación económica actual, no sé cuánto tiempo llevará repararlo", sostuvo.

Publicidad

El personal trabajó hasta justo antes del amanecer para evacuar pacientes, equipos y archivos.

Azar dijo que la operación de emergencia le recordó al huracán Katrina, el devastador desastre natural que afectó a Estados Unidos en 2005.

Publicidad

El patio se convirtió en una clínica de campo, donde los médicos con túnicas médicas ensangrentadas trataron a las personas conmocionadas al descubierto.

"No hay nada más difícil que evacuar un hospital repleto de pacientes mientras llegan más heridos", reconoció.

Publicidad

"El personal del hospital fue herido y necesitábamos transferir a nuestros propios empleados", advirtió.

Los médicos llevaron a los pacientes de nueve pisos separados, uno por uno, en camillas, ya que la explosión noqueó los ascensores.

Publicidad

Sin electricidad ni agua, las enfermeras se arriesgaron mucho para proporcionar todo el apoyo que pudiera salvarles la vida.

"Las luces del hospital generalmente están encendidas las 24 horas del día; estaba completamente oscuro", reveló la especialista en enfermería clínica Lara Daher.

Publicidad

"Anoche cosimos a los pacientes a la luz de nuestros teléfonos celulares. No sé cómo lo hicimos. Nunca había visto algo así", dijo.

✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo. ✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo.