Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

“Es una demostración de dignidad y perseverancia”: siguen halagos a la minga por su comportamiento

Aunque no lograron su propósito, hablar con el presidente Duque, demostraron que no estaban infiltrados y que no acuden a la violencia para luchar por sus causas.

La minga indígena se marchó a su territorio con la tristeza de no haber cumplido el objetivo de sentarse a dialogar con el presidente Iván Duque , a pesar de que su gabinete reconoció que su protesta fue pacífica.

“El gobierno de ninguna manera atiende los llamados. Si se hace con violencia o si se hace de manera pacífica, el gobierno no ha atendido llamado”, exclamó Juliana Guetio, indígena nasa.

Y es que la iglesia católica también pidió un "auténtico diálogo social", pues comparte las preocupaciones de las comunidades que padecen la violencia. “Es intolerable el clima de asesinatos, es inaceptable las amenazas que se están viviendo muchos territorios, es muy dolorosos ver cómo se desangran sectores de la sociedad colombiana, el clima en el cual la muerte se ha abierto paso”, manifestó el director nacional de pastoral social, monseñor Héctor Fabio Henao.

El gobierno insiste en que el diálogo siempre ha existido, pero sin ultimátum. “Toda reunión que debe hacerse con el señor presidente de la República debe prepararse y debe tener unos contenidos específicos y eso fue lo que se les dijo a ellos”, explicó el viceministro para la participación e igualdad de derechos, Carlos Baena.

Publicidad


Para la academia, los indígenas sentaron un precedente. “Es una demostración de dignidad y perseverancia por reivindicar y demandar cuáles son sus problemáticas principales, cuáles son sus necesidades y cuáles son esos problemas estructurales que están pidiendo desde hace mucho tiempo”, opinó la investigadora Natalia Espinoza.

Analistas e iglesia también destacaron las marchas del miércoles en el país, en las que estudiantes, trabajadores, maestros y otros sectores sociales salieron a las calles para protestas en medio de un ambiente pacifico, que no se vio afectado por los vándalos o quienes incurren en actos de violencia.

“Es el momento pues del diálogo social, es el momento de la expresión ciudadana sin violencia, es el momento de rechazar todas forma de violencia, venga de donde viniere, y de crear espacios para el encuentro y para la construcción de un país reconciliado”, agregó monseñor Henao.

Para los indígenas no todo fue perdido, porque le mostraron al país que no estaban infiltrados por grupos ilegales y que no acuden a la violencia para defender sus causas. “Nos han tenido en una concepción y una estigmatización de que solamente generamos actos de violencia, como las vías de hecho, pero en realidad no es así”, sostuvo Juliana Guetio.

Con esa invitación a los colombianos de que entre todos se puede crear un país mejor con respeto por los derechos y las diferencias de cada uno, los indígenas nasa volvieron a sus territorios.

Publicidad

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias

Publicidad

Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política .
ENTENDIDO