Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

La historia detrás de la larga cabellera de Antonella que recibió el premio World Press Photo

Antonella Bordon se dejó crecer el cabello hasta los tobillos, pero una promesa hizo que se lo cortara y conmoviera hasta las lágrimas a la fotógrafa Irina Werning.

Thumbnail

El cabello de Antonella Bordón, de 12 años, es como un tango: cargado de nostalgia, emociones y una larga historia. Durante años, dejó que creciera hasta alcanzar sus tobillos. Una promesa, sin embargo, hizo que esta niña argentina se lo cortara. Su historia, documentada por la fotógrafa Irina Werning, se convirtió en la ganadora del prestigioso premio World Press Photo 2022.

Durante años, Antonella se convirtió en la musa de Werning y de su proyecto ‘Pelilargas’, con el que buscaba fotografiar a decenas de jóvenes con cabelleras excepcionalmente largas, como parte de las costumbres y tradiciones de los pueblos latinoamericanos.

Con la llegada de la pandemia del coronavirus Covid-19 , la fotógrafa argentina tuvo que delimitar su proyecto y encontró en Antonella a su piedra angular. La niña vivía con su familia en un pequeño apartamento bonaerense de 30 metros, donde tuvo que enfrentar el confinamiento durante más de año y medio.

El cabello no paraba de crecer y Werning aprovechaba esa melena extraordinaria para tomar instantáneas de Antonella en clases virtuales, en el patio, en la cocina o en el cuarto; también junto a su madre y hermana, quienes le ayudaban a cuidar su cabellera y elaborarle delicados peinados.

La resistencia de Antonella

Un día, en plena pandemia, Antonella sorprendió a Irina Werning al decirle que había tomado una decisión: cortarse el cabello cuando se levantara la cuarentena y pudiera regresar a las aulas a reencontrarse con sus amigos. Era una promesa que quería cumplir sin importar cuánto esfuerzo y dedicación había invertido en su cabellera. Era, sin duda, una forma de resistencia.

Conmovida hasta las lágrimas, la fotógrafa creyó que todo terminaba allí, pero con determinación acompañó a Antonella hasta el final. La niña se cortó el cabello el 25 de septiembre de 2021, el fin de semana antes de retornar a clases. Sus últimas fotografías fueron las de la promesa cumplida: una kilométrica cabellera cortada en varias trenzas, ocho para ser exactos, que quedaron colgadas en una de las paredes de la humilde vivienda de Antonella y que esperan ser donadas a pacientes con cáncer.

Publicidad

Irina Werning, de 46 años, participó en el reconocido concurso World Press Photo 2022 con la serie “La Promesa” y se quedó con el primer lugar en la categoría “Historias”. En la sinopsis del premio, se destaca el hecho de que al menos 463 millones de niños en todo el mundo no pudieron acceder al aprendizaje remoto en 2020, cuando las escuelas cerraron para evitar la propagación del coronavirus, según UNICEF.

La organización también encontró que, para febrero de 2021, las escuelas de América Central, del Sur y el Caribe habían experimentado el cierre más largo del mundo. Las experiencias de aprendizaje se vieron muy afectadas por el acceso de los hogares a la tecnología y a Internet, así como la disponibilidad y capacidad de los padres para brindar educación en el hogar, siendo los niños de familias de bajos ingresos los más afectados.

Una encuesta de UNICEF también indicó que el cierre de escuelas tuvo efectos en la salud mental en la región y los estudiantes reportaron problemas de ansiedad, depresión y baja motivación. En Argentina, los cierres perturbaron aún más un sistema educativo que ya enfrentaba problemas estructurales y problemas de disparidad económica.

Publicidad

Según la organización del World Press Photo 2022, “La Promesa ofrece una perspectiva alternativa y refrescante de los desafíos de los confinamientos por el Covid-19 en América del Sur. Las muchas capas del proyecto abordan los efectos a largo plazo de la pandemia en los niños y cuestionan cómo los niños pueden comprometerse a exigir igualdad de acceso a la educación. La fotógrafa mira más allá de la narrativa de la victimización y aborda el tema de una manera positiva y edificante. Destaca la forma creativa y personal de resistencia de la adolescente de una manera que trasciende las fronteras culturales y se conecta con los diversos significados del cabello en todo el mundo”.

  • Publicidad