Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Dijo que su exesposa había abandonado a sus hijos, pero en realidad la mató y quemó el cuerpo

Incluso le aseguró a la Policía que la víctima estaba hospitalizada por COVID-19, pero sus contradicciones hicieron que lo siguiera y finalmente confesó.

feminicidio argentina
Mató a su expareja y quemó el cuerpo.
AFP

Un hombre, a quien su exesposa había denunciado hace un año por violencia de género y que tenía una orden de restricción para impedir que se acercara a ella, mató a la mujer, quemó el cuerpo y arrojó los restos a un pozo.

Eugenia Olivera, que había tenido tres hijos de 8, 6 y 3 años con su asesino, había desaparecido desde el 16 de julio en la provincia de Catamarca, en Argentina.

Fue una amiga suya la que puso en alerta a las autoridades porque hacía días no tenía noticias de Eugenia, sin saber que su expareja quemó el cuerpo.

Eliseo Guerrero, nombre del feminicida, primero le dijo a la Policía que su exesposa se había ido a visitar a un familiar y abandonó a sus hijos. Luego sostuvo que estaba hospitalizada por COVID-19 en Buenos Aires.

Sus contradicciones y el seguimiento de las autoridades lo hicieron confesar que mató a Eugenia, quemó el cuerpo y lo tiró a un pozo, del que les dio la ubicación.

Allí encontraron los restos de su expareja, que trabajaba como secretaria en una clínica privada y estudiaba enfermería, según informó TN.

Publicidad

“Pese a que tenía restricciones de acercamiento, su ex no dejó de perseguirla y ella radicó varias denuncias más por esto. Cuando se separaron, él se hizo pasar por otra persona para seguirla. Y una vez se quiso ahorcar frente a los hijos”, reveló la amiga que llevó a las autoridades a iniciar la búsqueda de Eugenia, sin imaginar un final trágico.

✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo. ✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo.