Publicidad

LogoNoticias_PushNotification.jpg
#EstáEnTusManos

Activar notificaciones


Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Los muertos hablan: así están desenterrando la verdad de los falsos positivos en Dabeiba

jep_dabeiba_2.png

A la fecha han sido encontrados los restos de 54 personas. Serían víctimas de ejecuciones extrajudiciales cometidas, al parecer, por el Ejército.

En diciembre de 2019, la Jurisdicción Especial para la Paz inició la exhumación de una fosa en el cementerio Las Mercedes en Dabeiba, occidente de Antioquia, donde de acuerdo con versiones de militares habrían sido enterradas decenas de víctimas de falsos positivos.

“Es importante señalar que estos hechos nunca habían sido investigados por la justicia ordinaria y que es una respuesta de la JEP para investigar y encontrar la verdad plena sobre la desaparición forzada”, apuntó la jurisdicción.

Durante la primera jornada fueron hallados restos de 17 cuerpos, mientras que, en la segunda inspección, en febrero de este año, encontraron 37 posibles nuevas víctimas, entre quienes “están los cuerpos de una familia con prendas militares, dos niños, varias mujeres, cuerpos con botas de caucho y cráneos con herida con arma de fuego y presencia de ojivas”, aseguró la JEP.

Testimonios de horror

 

Las versiones voluntarias de militares fueron el primer indicio para la JEP de lo que encontrarían en el camposanto Las Mercedes.

Magistrado: “¿Nos puede ratificar el período de los setenta y cinco, de las setenta y cinco muertes?”. Compareciente: “Un semestre, del 2005, parte del 2005, año 2006, a pasar al 2007”. Compareciente: “Si observaron estas tumbas y estas cruces que hay aquí, todas estas de acá dicen N.N., todas dicen N.N. y si se ponen a investigar la cantidad de muertos que dio la compañía Canadá, la compañía Dinamarca, la compañía Brasil y hacen cuenta de la cantidad de muertos, cuentan tumbas y casi todos están ahí”.

Además, detallaron cómo se realizaban las inhumaciones:

Magistrado auxiliar: “Una pregunta, ¿cuándo se inhumaban algunas de las personas, cuando por lo menos las víctimas eran dos, tres víctimas, se colocaban todas?”. Compareciente: “En el mismo sitio hacían una fosa, una fosa un ancho más grande y las dejaban pegaditas y ahí mismo quedaban las tres, las cuatro, las cinco, las seis”.

Un hombre, que fue testigo de estos hechos hace más de 10 años, narró cómo él mismo se vio obligado a sepultar varios cuerpos de desconocidos.

“Era una época violenta, había violencia por todos lados, primero paramilitarismo y luego conflicto de la guerrilla y el Ejército, eso era lo que decían. Traían muertos ahí, yo trabajaba con la administración y nos mandaban a enterrarlos unos seis u ocho, enterrarlos ahí sin saber quiénes eran”, describió el testigo, cuya identidad se omite por protección de su integridad.

Voces de dolor y esperanza

 

Los hallazgos de la JEP han destapado un crudo capítulo de la guerra, pero para muchos habitantes de Dabeiba significan una luz de esperanza para saber qué ocurrió con sus seres queridos.

Dionisio López es uno de ellos. Dos de sus hijas desaparecieron sin dejar rastro en 1996 y 2006, respectivamente.

En 1996 su pequeña Edilma, con apenas 14 años, fue asesinada y desaparecida en la vereda Alto Bonito de Dabeiba.

“La primera me dijeron que se la habían llevado hasta la vereda Tascón y parece que la habían matado ahí, y la otra se la llevaron hasta más abajo de Mutatá”, recordó Dionisio.

Su testimonio se repite en decenas de personas que han buscado por años tener alguna razón de ese hijo, hermano o compañera, arrebatados por la violencia.

ADN, clave para identificar a más víctimas

 

Muchas madres que buscan a sus hijos entregaron muestras de sangre para su análisis en Medicina Legal, entidad que realizará el cotejo respectivo con los restos encontrados hasta el momento, para su posible identificación.

María de los Santos es la madre de José Manuel y Luis Arnoldo, dos jóvenes desaparecidos en 2004 y 2008, al parecer, a manos de paramilitares.

Ella, al igual que cientos de personas, llegó hasta la Alcaldía de Dabeiba para dejar una muestra de sangre con la esperanza de que le JEP pueda hallar los restos de sus hijos.

“Ellos quedaron enterrados en Dabeiba, pero nadie da razón, no sabemos en qué parte”,  señaló María de los Santos, madre de los dos desaparecidos.

Nubia López no solo perdió a su hijo por culpa del conflicto armado, sino que también salió desplazada de Dabeiba por amenazas contra su vida. Hoy su deseo es tener una reparación digna.

“Que me colaboren, si mi hijo lo encontraron en el río, o dónde, para yo darle cristiana sepultura”, expresó doña Nubia.

Primer rostro de la barbarie

 

Édison Lexánder Lezcano tenía 23 años cuando desapareció en 2002. Pasaron 18 años para que su familia le pudiera dar un sepelio digno.

Sus restos fueron hallados en el cementerio de Dabeiba, tras la primera inspección de la JEP.

Durante años, Gustavo de Jesús Lezcano luchó por encontrar a su hijo, pero la justicia ordinaria no le dio respuestas. Gracias a los registros de ADN que reposan en Medicina Legal, finalmente se logró su identificación.

Nohelia Rengifo, expareja de Édison Lexánder Lezcano, relató cómo fue su desaparición: “De repente me dan esa noticia de su desaparición y yo salí a averiguar si eso era verdad y me decían que sí, que él estaba muerto”.

“Nadie daba razón, pero me encontré con unos militares los cuales me hacían cualquier cantidad de preguntas de él y me decían: ‘No, él no era ningún agricultor, él no era ningún agricultor’, me decían así”, contó la mujer.

Luego de 18 años, Lezcano recibió cristiana sepultura y sus restos ahora reposan en una bóveda con su nombre.

Signos de ejecuciones extrajudiciales 

 

“Cerca de los cuerpos hemos encontrado botas de caucho, hemos encontrado proyectiles en los cráneos y todo eso son indicios bastante serios de que se trata de personas que fueron ejecutadas”, aseguró el magistrado de la JEP Alejandro Ramelli, a cargo del caso de falsos positivos.

Para el abogado hay un alto grado de certeza de que los restos hallados en Dabeiba pertenecen a víctimas de ejecuciones extrajudiciales, no solo por las pruebas, sino por la coincidencia de las versiones de quienes guiaron a la JEP hasta el camposanto y lo que han encontrado en este.

Su siguiente objetivo es con miras a los responsables de estos hechos.  

“Ojalá vengan a esta jurisdicción, yo creo que este es el momento para que ellos vengan, hagan un aporte sincero y de verdad”, señaló el magistrado. 

En Dabeiba hay registro de 17 mil personas afectadas por el conflicto, según cifras de la Personería municipal.

La JEP adelantará también inspecciones en zona rural donde podrían encontrarse víctimas de desaparición forzada por parte de las FARC. 

 

Lo más visto

Publicidad

Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política.
ENTENDIDO