Publicidad

Publicidad

Publicidad

240x30push.png
#EstáEnTusManos Quiero recibir notificaciones con las noticias más importantes de Colombia y el mundo.
Activar
Ahora no

Publicidad

Serían siete los exmilitares colombianos que habrían entrado y asesinado al presidente de Haití

El capitán (r.) Germán Alejandro Rivera, capturado tras el homicidio, es la pieza clave de la investigación. Autoridades rastrean a tres empresas de reclutamiento en Colombia y una en Miami.

La Unidad Investigativa de Noticias Caracol accedió a detalles del asalto que terminó con el asesinato del presidente de Haití Jovenel Moise . El rastro que dejó un capitán retirado del Ejército, las conexiones de tres empresas colombianas y una de Miami, son la clave de la investigación.

Llamadas telefónicas, tiquetes aéreos, chats, declaraciones de los capturados y los movimientos de cuatro empresas colombianas que guardan una estrecha relación con militares retirados hacen parte del rompecabezas para esclarecer el magnicidio del presidente de Haití, Jovenel Moise.

Hasta ahora, las autoridades tienen identificados a 21 militares retirados colombianos, tres de ellos muertos, a quienes se les sindica de haber participado del crimen.

En el paquete de imágenes analizadas por agentes de la Interpol en cinco países están las fotografías de quien fue identificado como el jefe de seguridad del Palacio Presidencial de Haití. En reiteradas oportunidades el hombre más importante en la seguridad del mandatario pasó por Bogotá.

“El comisario Dimitri, general jefe de la unidad de seguridad general del Palacio Nacional de Haití habría realizado viajes a Ecuador, Panamá y República Dominicana utilizando como tránsito a Colombia”, indicó general Jorge Luis Vargas, director de la Policía Nacional.

El punto de partida de las investigaciones en Haití lo marcó el contenido de un celular incautado al haitiano con nacionalidad estadounidense James Solages, quien se habría entregado a las autoridades luego del crimen.

Publicidad

Noticias Caracol conoció que la línea celular de Solage arrojó registros de llamadas con el capitán (r.) Germán Alejandro Rivera García, colombiano capturado tras el homicidio y que es hoy la pieza más importante de la investigación.

El estadounidense también sostuvo conversaciones con el teniente coronel (r.) Carlos Guerrero y con el señalado reclutador, el sargento en retiro Duberney Capador Giraldo, abatido durante el asalto. Una persona en Haití, cuya identidad aún no ha sido revelada, también sostenía comunicaciones con Solage.

Por el número de interacciones telefónicas del excapitán Rivera, las autoridades de Haití, apoyadas por el FBI de Estados Unidos, se dieron a la tarea de seguirle los pasos.

Según los registros migratorios, Rivera y Capador salieron juntos de Bogotá el 6 de mayo de 2021, en el vuelo CM877 de Copa Airlines, en la ruta Bogotá-Panamá-Santo Domingo.

Fotografías en poder de las autoridades panameñas que colaboran con la investigación demuestran que el fallecido sargento (r.) Capador entró al aeropuerto Internacional Tocumen, de ciudad Panamá. También se investiga la procedencia de un vehículo rojo de marca Hyundai, que de acuerdo con la investigación panameña habría prestado apoyo a los militares retirados.

Tras esta escala en Panamá, ambos continuaron su ruta a República Dominicana en donde permanecieron varios días y llegaron vía aérea el 10 de mayo a Puerto Príncipe, capital de Haití.

Publicidad

· A exmilitares capturados en Haití les habrían dicho que iban a prestar “seguridad al presidente”

El papel del capitán retirado Rivera ha adquirido relevancia no solamente por sus conexiones sino porque fue uno de los primeros exmilitares colombianos en aterrizar en Puerto Príncipe y porque logró salir con vida de la vivienda presidencial.

“Se ha ampliado el marco de trabajo sobre Germán Rivera García, donde hemos encontrado con cinco contactos en Haití, dos en EE. UU., tres en Panamá, dos en Emiratos Árabes, tres en Venezuela”, aseguró el general Vargas.

Noticias Caracol conoció detalles de las declaraciones que ya comenzaron a rendir los colombianos capturados ante las autoridades de Haití. Estas versiones encendieron las alertas por la presunta participación de cuatro empresas en el reclutamiento y envío de mercenarios a la isla.

La lista la encabeza CTU Security Miami, cuyo representante es el venezolano Antonio Enmanuel Intriago Valera. “Hemos logrado establecer unos vínculos de comunicación del señor Germán Rivera García y el señor Duverney Capador con la empresa CTU Security basada en Miami”, indicó el general Vargas.

· ¿Qué tiene que ver una empresa de seguridad en Miami con magnicidio en Haití?

Publicidad

Los siete que habrían entrado al Palacio

Según las autoridades colombianas, esta firma compró 19 de los tiquetes que sirvieron para que los colombianos viajaran a Haití. La empresa CTU Security tiene una filial en Colombia.

Las declaraciones de los detenidos en Haití, y de los colombianos que no quisieron viajar, permiten conectar a otras tres empresas que les habrían hecho ofrecimientos con el fin de ser reclutados para un trabajo en Centroamérica. Noticias Caracol se abstiene de revelar sus nombres para no entorpecer las investigaciones.

Las tres firmas están estrechamente vinculadas a coroneles retirados del Ejército. Dos de ellas son reconocidas públicamente porque llevan una década enviado mercenarios a Yemen, Afganistán, Emiratos Árabes y Dubái.

Se calcula que alrededor de 6.000 colombianos han viajado reclutados por ellos.

Pero no han pasado inadvertidas y hace unos años una de estas empresas se vio envuelta en un escándalo porque mercenarios reclutados en Colombia y enviados a Medio Oriente revelaron que fueron engañados una vez aterrizaron en su destino.

Publicidad

Otra de las firmas vinculadas a la investigación, también asociada a un oficial retirado, publicita sus servicios como una agencia cazatalentos que ofrece millonarios empleos en el exterior.

Sin embargo, la participación de las empresas no es el único frente en el que avanzan las investigaciones teniendo como base las declaraciones de los capturados.

Varios de los colombianos han señalado que fueron siete los militares retirados que entraron a la casa presidencial el 7 de julio y que habrían presuntamente participado en el homicidio de Jovenel Moise.

Los integrantes de este comando de asesinos aseguraron a las autoridades de Haití que la misión para la que fueron contratados fue el secuestro del presidente, pero que pocas horas antes del asalto la orden cambió por la de asesinarlo. Según los testimonios, el resto de los 14 colombianos se habrían quedado en los alrededores de la casa.

Esta versión coincide con la entregada por la primera dama, Martine Moise, quien en medio de su convalecencia ha asegurado que los asaltantes hablaban en español. Según investigadores haitianos, consultados por este noticiero, ella se tuvo que hacer pasar por muerta para sobrevivir.

Aunque ha habido avances entorno al importante papel que habría tenido el capitán (r) Rivera en el magnicidio, así como en el de las empresas que habrían participado del reclutamiento de los mercenarios, el caso tiene grandes interrogantes aún sin respuesta.

Publicidad

¿Quiénes son los cerebros de este crimen y cómo resultaron conectados con militares retirados colombianos? ¿Por qué si era un plan criminal de tan alto nivel -como lo es un secuestro o un magnicidio de un presidente- no había una ruta de escape para los autores y fueron capturados tan fácilmente?

Las respuestas las deberán dar los investigadores.

……………………..

Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias Convierta a Noticias Caracol en su fuente de noticias